Uso de las Cefalosporinas en afecciones de la piel y tejidos blandos:

Las infecciones de la piel causadas por bacterias piógenas, principalmente estafilococos y estreptococos. Representan el diagnóstico dermatológico lás frecuente en el niño y la forma más común es el impétigo.

IMPÉTIGO

Infección cutánea superficial causada por Streptococcus pyogenes, Staphylococcus aureus o ambos. Clínicamente es imposible distinguir el impétigo estafilocócico del estreptocócico. Existen dos formas clásicas: impétigo no ampolloso y impétigo ampolloso.

Impétigo no ampolloso (microvesiculoso o contagioso)

Pequeñas pápulas eritematosas que rápidamente evolucionan a una vesícula de pared delgada y base eritematosa, se rompe rápidamente y forma un exudado que se seca formando costras amarillentas melicéricas.

 Impétigo ampolloso

Ampollas superficiales de 1 a 2 cm de diámetro, de paredes lisas con contenido inicialmente transparente y más tarde turbio. La ampolla se rompe con facilidad dejando una superficie erosiva eritematosa con apariencia exudativa que se cubre de una costra fina. Las lesiones aparecen agrupadas en número de 3 a 6 limitadas a una zona.

 

Aunque las lesiones pueden asentarse en cualquier área de la superficie corporal, lo más frecuente es que aparezcan en zonas expuestas de lacara, alrededor de los orificios de la boca o nariz y las extremidades.

Existe una tendencia a la curación espontánea sin cicatriz pero pueden dejar hipopigmentación residual.

Diagnóstico

Se basa en el aspecto clínico de las lesiones: costras melicéricas (impétigo estreptocócico) o ampollas flácidas (impétigo estafilocócico) con superficie erosiva. La confirmación se realizará mediante Gram y cultivo del contenido líquido o de la superficie de la lesión.

Diagnóstico diferencial

Impétigo no ampolloso: debe establecerse con el herpes simple, la tiña de piel lampiña y el eczema agudo.

Impétigo ampolloso: debe establecerse con la necrolisis epidérmica tóxica por fármacos, picaduras con reacción ampollosa y la epidermolisis ampollosa.

Protocolos diagnósticos y terapéuticos en dermatología pediátrica:

Tratamiento

1. Eliminación de las costras con compresas húmedas o clorhexidina (o similar), así se disminuye el riesgo de extensión.

2. Tratamiento antimicrobiano tópico. Existen múltiples preparados pero dos destacan por su actividad y tolerancia.

a. Ácido fusídico

b. Mupirocina

Limitan la transmisión y son útiles para las formas localizadas.

3. Antibióticos sistémicos, producen una curación más rápida y evitan la enfermedad supurada más profunda.

Indicaciones

• Formas de impétigo con múltiples lesiones o de gran extensión.

• Localizaciones difíciles de tratar (zonas periorales, pliegues).

• Si existen factores subyacentes como dermatitis atópica o diabetes.

• Si afecta a varios miembros familiares o escolares.

Antibióticos: tienen que ser efectivos frente a estafilococos y estreptococos.

  1. Amoxicilina-ácido clavulánico

    2.  Cefalosporinas de 1ª y 2ª generación

    3. Macrólidos

4. Buena higiene general, recortar las uñas y evitar asistencia a guarderías hasta la curación de las lesiones.

ECTIMA

Infección más profunda que el impétigo producida también por estreptococos, estafilococos o la asociación de ambos.

Se inicia como un impétigo pero se extiende a la dermis dando lugar a la formación de una  úlcera profunda bien delimitada recubierta de costras necróticas adheridas.

Se acompaña de linfangitis y linfadenitis regional. Cura dejando una cicatriz residual. La localización más frecuente es en brazos y piernas.

Diagnóstico

Clínico y se confirma con Gram y cultivo de frotis de la úlcera. 3 aplicaciones al día / 7-10 días

Diagnóstico diferencial

Tiene que establecerse sobre todo con el ectima gangrenoso por Pseudomonas aeruginosa y con el pyoderma gangrenoso de las enfermedades inflamatorias intestinales.

Tratamiento

1. Eliminación de las costras con compresas húmedas o clorhexidina.

2. Aplicación de pomada antibiótica para disminuir contagio y útil si la lesión es muy inicial y pequeña.

• Ácido fusídico y mupirocina

3. Antibióticos sistémicos frente a estafilococo y estreptococo

• Amoxicilina-ácido clavulánico

  • cefalosporinas de 1ª y 2ª generació y macrólidos.